Lo Que Soy

Miguel  Ángel Manzano
 672 881 974
  loquesoy@miguelangelmanzano.es

IMG_6465

De formación original Cognitivo-Conductual, me cuestioné las variables que determinaban tanto la eficacia del método en unos pacientes y no en otros, así como mi propia influencia en la evolución terapéutica.

Este cuestionamiento me llevó a conocer la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y Psicoterapia Analítico Funcional (FAP), así como el Mindfulness, con cuyos planteamientos me sentí más cómodo al instante.

Durante mi recorrido en ISEP y como docente del Master en Psicología Clínica y de la Salud ofrecí formación sobre Aceptación desde una perspectiva psicológica.

Con la sensación que la psicología no tenía todas las respuestas, aunque me había aportado muchas. Con la constancia que el cuerpo tenía algo que decir en la evolución de los tratamientos, me involucré en ese descubrimiento. Inicalmente, aprendí técncias de reprocesamiento cerebral, en concreto, EMDR, así como tapping.

Más adelante, me decidí a estudiar kinesiología y profundizar en las aplicaciones emocionales de esta disciplina. Poco a poco, el organismo se incorporaba a la terapia, sin perder como filosofía la aceptación como marco global.

En la siguiente etapa conocí el Sistema de Diseño Humano, que me impulsó a una aceptación menos psicológica, más vital, y no tan dependiente de la lógica, siguiendo lo que denominan, Estrategia y Autoridad.

Posteriormente, me inundé de la filosofía advaita y su planteamiento que bien se podría resumir como Aceptación Radical.

Recientemente me encontré con “El Trabajo” de Byron Katie y lo he vivido como el fin de un círculo.
Volver al cuestionamiento de los pensamientos de la terapia cognitiva contrastánndolos con la realidad, pero una realidad profunda, esa que nos señala Advaita.
Para mí, “El trabajo” es algo así como la terapia cognitivo-advaita.

Toda esta trayectoria influye en mi forma de vivir y de ofrecer acompañamiento en terapia, donde siempre he procurado rescatar la eficacia y la aplicabilidad de las diferentes disciplinas con las que he entrado en contacto.

Después de todo este recorrido me sigo sintiendo un terapeuta de conducta, y es que, mientras utilice el análisis funcional de conducta seguiré vinculado a mis raíces.

Lo Que aprendí de…

De la Terapia Cognitivo-Conductal, TCC o CBT, aprendí a observar e identificar los pensamientos, emociones y conductas, así como sus consecuencias.

De la Terapia de Aceptación y Compromiso, ACT, aprendí que los pensamientos y emociones no son el problema en sí mismo. La cuestión es el poder que les hemos dado para dirigir nuestra vida, y el esfuerzo que hacemos para no pensar o sentir algunos en concreto.La terapia, pues, debía ir dirigida a facilitar la tolerancia emocional.

Del EMDR, tapping y técnicas similares, aprendí que pueden existir ejercicios sencillos que implican al cuerpo y que nos pueden facilitar el distanciamiento, la tolerancia y la incorporación de estados emocionales hasta ese momento rechazados.

De la kinesiología aprendí que el organismo tiene su propia forma de almacenar la información, con una perspectiva obviamente evolutiva, que es fácilmente identificable gracias a los diferentes modos de test kinesiológico.

De la descodificación biológica aprendí que los síntomas hablan de la vida de las personas. También aprendí que a veces, una fase curativa puede ser muy desagradable y producir síntomas que aparenten una enfermedad, trastorno o problema.

Del Diseño Humano aprendí que en términos generales los humanos somos seres receptivos, es decir, dependientes del contexto. Descubrí de manera más clara, que necesitamos un contexto favorable, un cuándo adecuado para poder desplegar nuestra energía. Este aprendizaje me ayudó a despojar la fuerza de voluntad, el esfuerzo y el sacrificio, como estrategias terapéuticas.

De Advaita aprendí a estar abierto a las leyes naturales, en lugar de atender a las reglas verbales. Todo tiene su momento, que además, no se puede precipitar. Aprendí a identificar el esfuerzo casi constante, e inútil, en el que estamos implicados casi todos los humanos, intentar acelerar el tiempo.

De “El Trabajo” de Byron Katie, aprendí a distinguir entre la mente y la Realidad, y a aprovechar el pensamiento para facilitar que la persona pueda ver su sufrimiento como el esfuerzo para que las cosas sean diferentes de como son, y a través de su propia experiencia pueda darle la vuelta al pensamiento y experimentar la paz de sentir que todo está bien como es.

5 comentarios en “Lo Que Soy”

  1. Hola Miguel Angel,
    Es muy grato comprobar que tal como yo te conozco eres una persona que esta en constante aprendizaje para mejorar las terapias y tú persona. Te felicito sigue así tienes mucho que aportar.
    Un beso,
    Marisa

  2. Gracias por ayudarme a comprender lo q a veces no he comprendido y sobre todo por tu humanidad y tú buen hacer como profesional. No tengo palabras para agradecer tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *